Todo estudiante de ciencias de la computación conoce lo que es un algoritmo. Al menos una idea intuitiva de que se trata de una serie de pasos ordenados y finitos que permiten resolver un problema. El algoritmo especifica cómo resolver un problema, pero la resolución del mismo requiere de una máquina que haga efectivos los pasos establecidos en el algoritmo y que comprenda las instrucciones de cada paso. El nivel de abstracción dependerá de la potencia de la máquina o la capacidad de un traductor que transforme los pasos del algoritmo en instrucciones de menor nivel de abstracción tal que puedan ser comprendidas por la ejecutora.

Lo que pocos estudiantes saben es el origen etimológico de la palabra algoritmo.  Algoritmo proviene del árabe, más precisamente de un señor llamado "Mohamed ben Musa Al-kwarizmi" (al kwarizmi significa, en persa, nativo de Khwarezm). Este señor era un matemático, geógrafo y astrónomo musulmán que falleció en el año 850 DC. En su  "Libro de la reducción" de enorme influencia en la matemática occidental, establece reglas básicas del álgebra: transposición de términos (previo cambio de signo) y anulación de términos idénticos en ambos miembros de una ecuación. La latinización de su nombre como alguarismo (tal vez contaminada luego con el griego aritmo que significa número) dio lugar a la palabra algoritmo.

Uno de sus libros "Algoritmi de numero Indorum" que no se encuentra ya en versión original y solo se conoce en su versión latina, proporciona información sobre el sistema de numeración decimal, que es el más usado actualmente.